30 marzo 2011

Derechos laborales

“Tendremos un gato en el jardín,
Tendremos un hijo si quiere venir,
muchos desayunos y ningún Clarín”, cantó Sui Generis en 1974.
***
Al menos cuando yo cantaba, incluso yendo de la cama al living (puesto que en ese tiempo no tenía empleo) “que se vayan todos, que no quede ni uno solo”, me refería a los Martínez de Hoz, a los Cavallo y, sí, a los oficialismo mutantes de Clarín.
***
Nunca lo vi a Lanata tan crispado, tan desencajado, tan desquiciado de la puerta que él mismo abrió (porque, ojo, aún hoy sigo leyendo el diario que él mismo titulaba).
***
La primera vez que oí el nombre de Magnetto fue como propietario de Página 12.
En todos lados se cuecen habas.
***
¿Qué decisiones debe llevar adelante un delegado gremial al que le están comiendo los talones, y su representación, y su sueldo? Que haya sido, o no, contrario a los intereses del Gobierno este último bloqueo a Clarín es una problemática. Que Clarín no respeta los derechos gremiales es una certeza.
Entonces, nuevamente, ¿qué decisiones debe llevar adelante un delegado gremial al que le están comiendo los talones, y el sueldo?
Al menos hoy muchos más conocen qué pasa en el Grupo.
***
Si tal comisión interna hizo mal o bien, me lo reservo para el fuero interno, o bien para la posteridad.
***
Acá, en el blog de Artemio, una lectura más sofisticada del conflicto.

2 comentarios:

Dormidano dijo...

La protesta a raíz de un conflicto que ya peina largas canas y canas, es absolutamente válida.
¿Oportunidad? Están todos hablando del asunto, y la impostura del ataque a la libertad de prensa no durará demasiado, mitad porque hasta los laburantes del 13 apoyaron la medida y además, porque el sol es más grande que una mano.
¿Qué hace un delegado? Actúa. No le queda otra. De lo contrario es Cavallieri entregando a los laburantes a las garras de las empresas y aeptando entre sus filas a laburantes que se dedican a otra cosa para que las empresas a las que les interesa el país no les garpen lo que corresponde por la actividad que desarrollan.

ariel dijo...

Lo mismo opino yo, Dormidano.