12 septiembre 2010

Gracias por el chocolate (¡spoilers!)

Ha muerto una visión del mundo. De aquí en más, el cine francés será más aburrido.
Desde 1995, más precisamente cuando terminé de ver La ceremonia, entendí que había al menos dos personas justas en el mundo del cine. Una acaba de morir: Claude Chabrol. La otra, Isabelle Huppert. "Hicimos lo correcto", dice su personaje en la última línea de diálogo del film, cuando ya corren los créditos del final, y ellas, las asesinas (la otra es Sandrine Bonneaire) de una acomodada familia burguesa -a quienes condujeron a su última morada a escopetazos limpios-, van en cana con pitos y matraca.
"Hicimos lo correcto", dice Isabelle, en un oscuro día de justicia.
El anverso de La ceremonia sería Gracias por el chocolate. Ambas tejen familias y asesinos, aunque en ésta los criminales no son trabajadoras no calificadas sino unos industriales chocolateros suizos, quienes, por supuesto, se salen con la suya e imponen su ley. ¡Vamos!, que el chocolate suizo es riquísimo, pero está hecho de neutralidad ante el genocidio y un sinnúmero de secretos bancarios.
De modo que el mundo de Chabrol es de algún modo el nuestro. Un lugar siniestro que es preciso denunciar y transformar. Chabrol ha muerto. Hay más trabajo por hacer.

***
La otra opción es la tarantinesca: cancherearla y hacerse el boludo. "Yo hago pop", la estilización cool de todo, desde la tortura con música de fondo de un policía hasta el horror de la Segunda Guerra Mundial como una picaresca americana: mis chantas favoritos go to Europe. ¡Eh, de carne somos!
"Andá a cagar." Eso o algo así le habrá dicho la Huppert a Quentincito y su Bastardos sin gloria, después de una discusión de la que poco se supo, pero que ni falta que hace: observen el desprecio de la Huppert cuando escucha un aplauso a Tarantino, justamente, en la ceremonia de Cannes.
No va más.

7 comentarios:

Dormidano dijo...

Es cierto. Hoy estamos un poco más solos.
Casi lo único que me gusta de Tarrantinus son las bandas de sonido.

Ariel dijo...

Técnicamente, el tipo hace buenas elecciones estéticas. El problema es que están al servicio de historias más o menos intrascendentes.
Saludo, Dormidano.

Malala dijo...

Yo también voy a extrañar a Chabrol, por suerte las películas quedan.

(Estoy de acuerdo con todo lo que se ha dicho de Tarantino, pero pienso que la comparación es algo caprichosa.)

Saludos

Ariel dijo...

¡¿Caprichosa?! ¡No, no y no!

Anónimo dijo...

well, it suppose to be in 3D, can I download and watch? will it show normally?

Daniel Mancuso dijo...

scusate ma, il cinema italiano è migliore che il francese... saluti a tutti!

Ariel dijo...

Seguramente, Daniel, seguramente.
El cine italiano es un agujero importante en mi educación cinéfila. Eso sí, Visconti, de pe a pa. Pero la zona "más popular" no, pero ya lo repararé.
Abrazo.