16 febrero 2010

Vinieron todos, qué pocos son

No, en serio. No bardeemos a la oposición, que ella ya es lo bastante grandecita como para bardearse sola. Y no la bardeemos, al menos, hasta que dicha oposición comience a existir como una alternativa de gobierno, y no sólo como una opción (actual) de más oposición.

Endemientras, ahora, solamente un dato mínimo: los salarios mínimos argentinos son los mayores de América latina, culpa de este Gobierno montonero y revanchista.

Y disfrutemos, mientras el "imbécil", el "bobi" de Reutemann no se candidatee a presidente sólo para ser segundo de Cobos, el hombre bobo.

1 comentario:

PinKy dijo...

Simplemente quiero compartir la nota "Gracias por la publicidad" con respecto a la nota de Clarín sobre los blogs a favor del gobierno, etc...

http://latinoamericanoargentina.blogspot.com/2010/02/gracias-por-la-publicidad.html

faltó el condimento...
Hace años era fácil, la gente solo conocía la radicheta así que pedía radicheta y cebolla o radicheta y ajo. o las tres cosas. Pero hace ya unos años empezó a difundirse la rúcula y la cosa se complicó.
La cuestión es que tanto los radichetas como las rúculas y viceversa son amarg@s. Y parece que solo se pueden comer si se combinan con otra cosas, picantes, agrias o lo que sea. Lo que venga, pero ponele algo más que sino necesito una patada en el pecho. Sinceramente yo, por ahora, prefiero que estás matas verdes se queden farfullando en sus huestes y no prestarles demasiada atención que igual siempre van a ser pasto de los que están en el ajo...

fd